Noticias

23/11/2017 - 09:58 General
prácticas, psiquiatría, enfermería

La clínica Nuestra Señora de La Paz es un centro elegido por muchos estudiantes para llevar a cabo sus prácticas. Los años de experiencia, la profesionalidad de su personal y los valores de la Orden de San Juan de Dios convierten a la clínica en un espacio ideal para aprender y completar la formación universitaria.

Ejemplo de ello es Elena Petrauskaite, estudiante de Enfermería de Vilna, Lituania, que durante la pasada primavera-verano llevó a cabo sus prácticas en la Clínica Nuestra Señora de La Paz. Llegó con un programa Erasmus+ para tener sus dos prácticas de enfermería en unidades de reanimación y psiquiatría. Las segundas prácticas de salud mental fueron en la Clínica Nuestra Señora de la Paz.

Durante el mes y medio que duraron sus prácticas, Elena estuvo, sobre todo en psiquiatría, pero le dio tiempo a conocer el resto de unidades y a sus profesionales.
Como ella misma señala, durante su estancia en La Paz, “han pasado muchas cosas pequeñas que han hecho de ésta, una experiencia inolvidable”. “Estoy muy agradecida por la cálida bienvenida y porque ellos me han enseñado todo lo necesario para hacer bien mi trabajo. He obtenido una imagen completa del trabajo”. Algo que Elena ha valorado mucho, ha sido la integración como miembro equipo desde el primer día, permitiéndola estar en las reuniones con los psiquiatras, “que tanto me han aportado”.

Reconoce que al principio era difícil trabajar con ella debido a su escaso conocimiento del idioma, pero destaca la amabilidad de todos sus compañeros. “Ellos me han alentado a intentar hablar más en español. Creo que ahora soy más valiente para empezar una conversación nueva. Los pacientes también fueron muy agradables conmigo y creo que una de las razones es que ellos se sienten bien en la clínica”.

Una de las cosas que más impresionaron a Elena durante su estancia en la Clínica Nuestra Señora de La Paz es cómo todos los profesionales trabajan juntos. “Todos los enfermeros, médicos, auxiliares trabajan como un equipo grande, se ayudan unos a otros y en situaciones críticas siempre se reúnen. Eso no lo había visto en ninguna otra clínica de Lituania”. Otra de las características que destaca es la implicación de todos los profesionales “les importan los pacientes muchísimo, ellos siempre escuchan y dar apoyo emocional”.

Para sus compañeros, un mensaje: “os echo de menos. Gracias por tenerme”.