El estrés no debe confundirse con el malestar anímico o la depresión

Fecha: 
15/01/18
Categoria: 
General
Foto: 
Jaime del Corral, blue monday, estrés, depresión
Desde hace unos años, cada vez se ha extendido más el concepto de “Blue Monday” o lunes más deprimente del año. Ocurre nueve días después de que en España se den por finalizadas las fiestas navideñas, tras el día de Reyes, el 6 de enero. Según Jaime del Corral, psiquiatra de la Clínica Nuestra Señora de La Paz, de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, ésta no es la verdadera razón “aunque existen elementos que pueden afectar a nuestro estado anímico, como  el aumento de la actividad, la sobrecarga de relaciones sociales, los conflictos familiares, el cambio de horario, la falta de ejercicio, el exceso de comida o de alcohol, los propósitos no cumplidos, el realizar un balance de uno mismo al final del año, los gastos excesivos…”

Desde su punto de vista, “todo ello genera un cierto estrés, pero no se debe confundir el malestar anímico con la depresión”. “Es absolutamente normal -aclara- experimentar empeoramientos en el humor cuando se dan factores en contra de una persona, y eso no debe confundirse con la depresión, que es una enfermedad grave e incapacitante”.

El origen del Blue Monday y consejos

Una campaña de publicidad de una agencia de viajes animando a viajar en esta época del año, fue el origen del Blue Monday. La idea es una ecuación no aceptada por la comunidad científica, según la cual el tercer lunes de enero se dan una serie de condiciones que lo convierten en el día más triste del año. “Se basa -explica Del Corral- en una ecuación que tiene en cuenta diversos factores como el clima, la situación económica, la falta de alicientes motivacionales, el tiempo transcurrido desde Navidad, lo propósitos no cumplidos... Se trata de un planteamiento arbitrario, con una cierta base, pero sin consistencia, que pertenece a lo que llamamos pseudociencia o falsa ciencia”.

Para el psiquiatra de la Orden Hospitalaria San Juan de Dios no existe demasiada aceptación de este día, pero su rápida expansión “se debe a que los factores que tiene en cuenta son reales y tienen influencia en las personas, lo que, unido a el efecto de la sugestión, podría construir una sensación de tristeza, agotamiento, malestar, etc.” Pero considera que “en nuestro medio es una idea poco extendida”.

Sí es cierto que el estado de ánimo se ve afectado por una serie de elementos ya citados (los horarios, los excesos, la falta de ejercicio…) pero que pueden darse cualquier día del año “no necesariamente el tercer lunes de mes”. En este caso, el profesional señala que “lo aconsejable es actuar sobre esos factores, es decir, cuidarse, hacer ejercicio, descansar… No existen soluciones simples, ya que los seres humanos somos seres complejos”.

No es depresión

Es importante no confundir este estado anímico con depresión, una palabra que se ha generalizado para referirse a los estados normales de tristeza o incluso de estrés. Jaime del Corral nos explica que la psiquiatría oficial considera normal responder al estrés con cambios anímicos, a veces negativos. También considera la existencia de “reacciones al Stress Graves y Trastornos de adaptación”, que se producen cuando el estrés afecta mucho a la persona. Finalmente, existe la Depresión, que es una enfermedad en la que la reacción anímica es de una desvitalización anormal, con una serie de síntomas diferente de la reacción a estrés cotidiana.