Noticias

27/06/2017 - 10:10 General
Desarrollo solidario, obra social, voluntariado

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, a través del área de Desarrollo Solidario, ha publicado la memoria anual de la acción social que desarrolla en sus centros de la Comunidad de Madrid, Andalucía, Extremadura y Canarias, donde se han llevado a cabo más de 250.000 atenciones sociales para mejorar las condiciones de vida de 55.017 personas.

En concreto en la Comunidad de Madrid, en los Centros San Juan de Dios de Ciempozuelos y la Clínica Nuestra Señora de La Paz, se han llevado a cabo más de 2.000 intervenciones destinadas a favorecer el día a día de 8.588 personas durante 2016.

Fundamental para la consecución de estos datos ha sido la labor de los 113 voluntarios que forman parte de ambos centros y que son un apoyo imprescindible para los residentes. Su implicación, entusiasmo y cariño hacen de los voluntarios un pilar fundamental para el desarrollo de la labor social de la Orden Hospitalaria.

En total, se han destinado más de 405.000 euros entre los dos centros fundamentalmente para programas sociales y de cooperación internacional. De esta cifra, un 90 por ciento ha financiado proyectos para la atención a la exclusión social, situación en la que se encuentran el 98 por ciento de las personas atendidas en alguno de sus dispositivos.

En Junio de 2010 el Centro San Juan de Dios de Ciempozuelos, a través de su Obra Social, inicia la puesta en marcha de programas de atención a personas en riesgo de exclusión social, dando una respuesta coordinada con los Servicios Sociales municipales, a las necesidades de este colectivo.

Los objetivos a los que ambos centros de la Comunidad de Madrid hacen frente son: atender las necesidades básicas y urgentes de las personas en situación de vulnerabilidad y riesgo de exclusión social del municipio de Ciempozuelos y la zona de Ciudad Lineal; detectar y resolver de forma precoz las situaciones de necesidad, con el fin de evitar agravamiento de la situación de riesgo; mejorar la calidad de vida de las personas en riesgo de exclusión social de ambas zonas, permitiendo así un aumento de su autonomía y fomentando la integración social.

Centro San Juan de Dios (Ciempozuelos)

En concreto, el Centro San Juan de Dios de Ciempozuelos, dispone de un comedor social que diariamente atiende a las personas necesitadas del municipio. A lo largo de 2016 se dispusieron alrededor de 37.000 comidas. Esta cifra ha supuesto un aumento del 15 por ciento con respecto al año anterior ya que, como señala Casimiro Dueñas O.H., superior de este centro “en 2016 aumentó en 20 el número personas fijas atendidas y en más de 100 las transitorias”.

Asimismo, hace entrega de ayudas económicas de tipo personal (ropa, alimentación…) y a la vivienda, actuación destinada a familias que han perdido su vivienda, que se encuentran en grave riesgo de desahucio, en situación de hacinamiento o residiendo en viviendas con carencia en las condiciones de habitabilidad.

Los niños son otra de las grandes preocupaciones del Centro San Juan de Dios, ayudando a la escolarización, proporcionándoles ropa y cuidado de su alimentación e higiene. También se entregan productos de limpieza a familias del municipio, con hijos menores en situación de precariedad económica.

También preocupan a la Orden Hospitalaria los propios residentes del centro, alrededor de 1000 personas con algún tipo de discapacidad intelectual o enfermedad mental, y sus familiares en situación de precariedad económica. Para ellos, se entregan becas de campamento, alimentos y se desarrollan programas de acompañamiento.

Clínica Nuestra Señora de La Paz (Madrid)

En la Clínica Nuestra Señora de La Paz destaca el programa de alimentos que se divide en dos líneas. Por un lado, se reparten bolsas de alimentos no perecederos a personas/familias que son derivadas por Servicios Sociales y familias que las solicitan. Por otro lado, a cada una de ellas se le hace entrega de un vale canjeable en un establecimiento de la zona para la compra de alimentos frescos. A estas ayudas se añaden la de productos de higiene y la entrega de ropa y calzado.

Otro gran eje es el programa de necesidades personales. Ya que muchos de los usuarios de la clínica no cuentan con una red de apoyo fuera del centro ni con suficientes recursos económicos.

El programa de atención a la infancia que también pone en marcha la clínica, consiste en cubrir parte de las carencias esenciales y paliar la difícil situación en que se encuentran muchas familias del entorno, sin recursos económicos suficientes para poder afrontar gastos derivados de necesidades básicas. Teniendo en cuenta la diversificación de necesidades que presenta el menor en la edad escolar, este programa se divide en dos líneas de actuación: necesidades escolares y vales de ropa para entregar a familias en situación de riesgo social en las que existan menores escolarizados.

Otras ayudas menores pero de vital importancia son las que tienen que ver con el abono transporte o el acompañamiento, gracias a lo cual los usuarios del centro puedan continuar su tratamiento, u otras puntuales originadas por las donaciones en especie que se han recibido de diversos productos (cuna, juguetes, libros infantiles…).

Todas estas líneas de actuación se están procurando coordinar junto con la Parroquia de San Juan Bautista y otras próximas de la zona, según manifiestan Calixto Plumed O.H., superior de la clínica, y Marta Rodríguez, trabajadora social, ambos encargados de esta labor.

La importancia del voluntariado y otros colaboradores

Durante los últimos 4 años, el número de voluntarios de San Juan de Dios ha crecido más de un 57 por ciento, llegando a los 1.147 que se reparten hoy por los centros de la Provincia Bética, que se encuentran en la Comunidad de Madrid, Andalucía, en Extremadura y Canarias. Esto la sitúa entre las diez primeras organizaciones en número de voluntarios en España. En concreto, en Madrid, se cuenta con 113 voluntarios entre la clínica Nuestra Señora de La Paz y el Centro San Juan de Dios de Ciempozuelos.

Toda esta labor es posible también gracias a la colaboración desinteresada de los bienhechores, empresas colaboradoras e instituciones civiles y religiosas de la Comunidad, que realizan sus donaciones tanto en metálico como en especie. Es importante destacar la contribución de la vocalía de Obra Social de la Hermandad de San Juan de Dios de Ciempozuelos que colabora activamente en los distintos programas del área de Desarrollo Solidario.

Más de 4,5 millones de euros en ayudas

La memoria de Desarrollo Solidario de San Juan de Dios expone que han sido más de 5,4 millones de euros los fondos destinados a programas sociales y de cooperación internacional. De esta cifra, casi la mitad, un 47 por  ciento, ha financiado proyectos para la atención a la exclusión social, ya que el 73 por ciento de las personas atendidas en alguno de sus dispositivos se encuentran en situación de pobreza o exclusión social.

En el extremo de la exclusión social, se encuentran las personas sin hogar, y es por esto y porque son el 10 por ciento de las personas atendidas por la Obra Social de San Juan de Dios, por lo que la Orden lo considera un ámbito de intervención social específico en el amplio espectro que cubre, a través de dispositivos sociales específicos como el Centro de Acogida San Juan de Dios en Málaga capital.

“En la Orden Hospitalaria seguimos trabajando para promover la solidaridad con el fin de poder ofrecer una atención integral que tenga en cuenta las diferentes dimensiones de la persona, fomentando la dignidad y la autonomía personal, sensibilizando a la sociedad para romper con los estigmas y fomentando la inclusión social de los colectivos más desfavorecidos”, concluye Ignacio Romero, director de Desarrollo Solidario de San Juan de Dios.